Music Tumblr Themes





fluerly:

im actually really afraid that no one will fall in love with me




"

“Deberías buscar a alguien más”, dirás y probablemente yo me reiré, “alguien que no guarde sus problemas, alguien que pueda estar realmente a tu lado…”. Negaré con la cabeza y pondré mis pequeñas manos en tus mejillas, rasposas por la saliente barba, y te obligaré a mirarme, lo cual supondrá un gran esfuerzo para ti ante mi corta estatura.

“¿Te refieres a alguien que mis padres aprueben y que mis amigos acepten?”, asentirás y cerrarás los ojos, incapaz de mirarme. “¿Y qué pasa si no quiero a nadie más?”, te diré casi con rencor. En aquel momento ya seremos viejos, quizá no tanto, pero habremos vivido lo suficiente para saber que no somos buenos para el otro, y aún así tendremos el deseo irrefrenable de permanecer juntos.

“Tienes veinticinco años, una vida por delante y mucha juventud que disfrutar”, murmurarás con la voz apagada, “deberías estar casada, tener un niño y quizá esperar otro… deberías ser feliz”. Sonreiré, consciente de que quizá todo aquello será cierto y que probablemente no sea así porque te esperé durante mucho tiempo. “También tienes toda una vida por delante”, discutiré, “también deberías estar casado, y deberías ir aproximadamente por el quinto de los ocho niños que quieres”. Te reirás ante mi comentario, porque no esperarás que recuerde aquello.

Seguirás insistiendo en que es diferente, y en que los tres años que me llevas serán siempre una dificultad para todas nuestras discusiones. Probablemente aquello sea cierto, porque para ti siempre seré una niña, siempre seré la menor… siempre seré la inmadura. Pero eso nunca te importó, y esperaré que no lo haga entonces.

“Veintiocho años es cosa seria, ¿sabes?”, dirás como si fuera un gran descubrimiento, “me faltan sólo dos años para llegar a los treinta… a ti te faltan cinco”. “¿Realmente es tan importante la edad?”, preguntaré. Tú negarás, por supuesto, pero insistirás en que lo mejor es que busque a otra persona.

Querrás que busque un chico calmado, responsable y honesto. Uno que me cuente sus problemas, no que se encierre en sí mismo hasta que la misma situación le hace explotar. Uno que cuando esté muriendo de celos no me lo diga, sino que espere a que las cosas se tranquilicen para hablarme. Que no tenga heridas, que no sepa lo que duele amar.

Querrás que sea un buen hombre, un caballero; de esos que te abren la puerta cuando vas a pasar, que te ofrecen el brazo y que te ayudan a bajar las escaleras cuando andas en tacones. Que tenga una profesión estable, sin problemas de dinero y probablemente que sea bueno en las finanzas. Que esté en mi círculo social, que simpatice con mi madre, y que sepa el momento preciso para decir las cosas.

“Necesitas encontrar un hombre que no pueda lastimarte”, susurrarás, separándote de mí y dándome la espalda. Sabré de lo que hablas, y tendré que sonreír forzadamente. Tú eres ese tipo de persona perfecta para mí: perfecta para dañarme, perfecta para amarme. ¿Y qué más da si me lastimarás? Nos lastimaremos mutuamente y luego sanaremos las heridas, porque desgraciadamente así es el amor. Así somos nosotros. Siempre fuimos así, ¿verdad?

“¿Y tendré que mirar las estrellas con él?”, te diré, haciendo mención de aquella noche en la playa en la que nos quedamos despiertos hasta la madrugada contando estrellas mientras todos los demás dormían. Teníamos diecisiete en aquel entonces (tú tenías veinte), y habíamos decidido ir con algunos amigos de paseo para descansar de la universidad. Sonreirás, recordando aquella vez, pero pronto tu sonrisa se borrará al pensar en alguien más tomando tu lugar en aquellos recuerdos.

“¿Tendrá que besarme para ver si puede bajarme una de ellas, entonces?”, murmuraré, y te haré recordar uno de los primeros besos que compartimos, estando ahí en la playa. Tu rostro estará serio, y ya no te hará tanta gracia el que busque a otro. “¿Tendrá que hacerme llorar? ¿Tendrá que recoger mis lágrimas con sus besos?”, insistiré, rememorando todo aquello que habremos compartido desde que nos conocimos, “¿Caminará conmigo de la mano? ¿Tendrá que reírse de todo lo que digo?”

“No sigas”, suplicarás en un gruñido, pero no me detendré. Te recordaré todas aquellas veces que olvidaste mi cumpleaños, aún cuando ni un solo año olvidé el tuyo. Aquellas promesas que hicimos y nunca cumplimos, como viajar a París, ir a conocer a tus padres, y hacer un viaje a la playa sólo nosotros. “¿Tendré que buscar a alguien que me quiera tan poco, Damian?”, diré y por primera vez desde que comenzamos a discutir mi voz se quebrará, y una lágrima se deslizará por mi mejilla.

Te voltearás y me abrazarás con fuerza, con ternura y con cierta pertenencia. “No”, murmurarás repetidamente, “Necesitas a alguien que no sea como yo, que vivo para amarte únicamente”. Me acurrucaré contra ti, y sonreiré. “Pero yo no quiero nadie que no seas tú”.

“¿Aunque quiera ocho niños y piense que seré un mal padre?”, preguntarás con cierta ilusión en tu voz. “Aún así”, me reiré, “pero… no prometo ocho niños”. Reirás también, y me besarás con dulzura. “No te arriesgaría, eres demasiado pequeña siquiera para un bebé”, dirás con tanta ternura que mis entrañas se derretirán deliciosamente.

Y probablemente nunca llevemos a cabo aquella conversación, porque tú estarás con ella refugiándote en tu orgullo, y yo estaré con él, refugiándome en su amor no correspondido. Tal y como estamos ahora. Tal como seguiremos el resto de nuestras vidas.

"
-Ni un minuto más, Natalie Moore. (via silencio-de-letras)


Las pequeñas cosas me afectan de manera monumental.

se te cae comida al suelo, LOS 5 SEGUNDOS CONCHETUMADRE.

chupaelpicoctm:

vicentefrias:

malditasudaca:

PENSÉ QUE ERA LA ÚNICA QUE APLICABA LA REGLA DE LOS 5 SEGUNDOS XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

no eran cinco minutos O.o ?

segun yo son 10 min. akhdsgfjhg




La vida te obliga a ser fuerte